Buscador Industrial

Máquinas-Herramienta Cómo ser exitoso en el maquinado de alta velocidad
Cómo ser exitoso en el maquinado de alta velocidad

El presente artículo es la primera parte de una serie de seis diseñada a abordar distintos aspectos clave para lograr óptimas condiciones en operaciones de Maquinados de Alta Velocidad. En esta ocasión es una aproximación general, pero que en futuros artículos se derivará en aspectos como el balanceo, el runout, la velocidad del husillo y las interfases.

Probablemente no se necesite mucho para convencerlo de que el mecanizado de alta velocidad puede ahorrarle tiempo y dinero. Pero al igual que conducir por una autopista en su automóvil, si aumenta la velocidad significa un aumento de riesgo inherente.

Un portaherramienta girando a 35,000 RPM corre más riesgo que el mismo portaherramienta girando a 8,000 RPM, solo si se contempla la energía cinética involucrada y la fuerza de corte. Si una operación de alta velocidad sale mal, no tendrá mucho tiempo para reaccionar y por lo general es la pieza, la sujeción y/o la máquina misma la que recibirá la peor parte del daño, sin mencionar el peligro potencial para el operador. En máquinas-herramienta, mayores velocidades de corte también significan una mayor generación de calor y virutas.

Lea también: Jalisco concreta dos proyectos de inversión por 6 mdd

No obstante, con un gran riesgo viene una gran recompensa, “si ganas algo, pierdes algo”, y aquellos que trabajan el Maquinado de Alta Velocidad (MAV) obtienen rápidamente beneficios de una mayor productividad. Si la necesidad exige que corra a velocidades más altas, debe elegir las herramientas y las estrategias de corte adecuadas para poder lograrlo, de lo contrario la operación estará condenada al fracaso incluso antes de comenzar.

Hoy en día, cuando los operadores hablan sobre el Maquinado de Alta Velocidad por lo general se refieren a la optimización de la trayectoria de las herramientas y de estrategias de programación a través de software CAM, es decir, el ataque de las herramientas, maquinado paso a paso y/o fresado trocoidal.

Una gran revelación que tienen muchos operadores en algún momento de su carrera es que, una vez que se alcanza cierta velocidad de corte, la temperatura en el proceso disminuye. Esto es contrario a la intuición, pero además de disminuir los tiempo ciclo, también se aumentan la vida útil de la herramienta porque se mejora la disipación de calor.

Independientemente de la estrategia de corte que utilice, todas tienen el mismo propósito: maximizar la tasa de remoción de material con el equipo que tiene.

Afortunadamente, las trayectorias de herramientas de Maquinado de Alta Velocidad suelen ser una función integrada en el software CAM, por lo que no se necesita mucho esfuerzo de programación para esto. Décadas de investigación e innumerables artículos se dedican solo a este tema (y por una buena razón), sin embargo, sigue siendo solo una pieza del rompecabezas.

Para lograr un MAV es esencial considerar como parte integral a la herramienta, la sujeción de la herramienta, la máquina y el operador

Impacto Futuro

La tendencia en el mecanizado se dirige a altas velocidades y no hay razón para creer que esta tendencia cambiará pronto.

Sin duda, los desarrollos en la tecnología de impresión 3D, los procesos híbridos y la rápida digitalización e interconectividad tendrán un gran impacto en el sector manufacturero. Pero eso no quiere decir que el papel del mecanizado vaya a desaparecer, o incluso que disminuya necesariamente.

Lea también: Evita errores asegurando tus piezas de trabajo

Más bien, habrá un cambio continuo hacia el MAV para complementar mejor y mantenerse al día con estos procesos. Si puede hacerlo más rápido, puede hacerlo más rentable y eficiente. Y si puede hacerlo más rentable y eficiente, tendrá una ventaja sobre su competencia.

Las plantas productivas están en una carrera constante entre sí, y aquellos que no se adaptan fácilmente a los constantes avances tecnológicos se quedan atrás. Dado que las velocidades más altas se vuelven cada vez más necesarias, la comprensión y la implementación adecuadas de estas estrategias son esenciales para la supervivencia.

 

Otros artículos de interés