Buscador Industrial

Nuevo horizonte Programación de semiconductores, alternativa para México

En Jalisco y Baja California existe el talento para desarrollar el proyecto que impulsaría a la industria en América

Frente a la escasez de semiconductores a nivel mundial y el alto costo que implica la instalación de una planta en el país, México revisa con Estados Unidos la oportunidad de participar en la programación de semiconductores en el mediano plazo, en un periodo aproximado de dos años para formar parte de esta cadena de producción.

Alberto Bustamante, presidente ejecutivo interino de Industria Nacional de Autopartes (INA), dio a conocer que la propuesta de México para Estados Unidos, nación donde se ha visto con “buenos ojos”, es que la manufactura de los semiconductores se realice en la Unión Americana y la programación en México, específicamente en Jalisco y Baja California.

En el segundo trimestre del año se anunció la instalación de plantas de semiconductores en Estados Unidos, con una inversión cercana a los 32 mil millones de dólares. Una correspondió a la empresa taiwanesa TSMC y otras dos serán de Intel, en Arizona.

A la fecha, las plantas de semiconductores se ubican principalmente en Asia, pero ante esta problemática de escasez se comenzó la construcción de plantas en Estados Unidos y Europa, aunque no estarán disponibles en el corto plazo.

Oscar Albín, ex presidente de INA, refirió que Estados Unidos consideró que la escasez de semiconductores para la industria automotriz es un problema de seguridad nacional. Por ello, se decidió la inversión en el sur del país, donde se fabricarán chips.

Explicó que primero se fabrica un chip genérico y la producción de este tipo de chips requiere de una alta inversión de capital, elevado consumo de energía eléctrica y de agua. En este sentido, México no es competitivo frente ante su vecino del norte.

Lea también: Economía mexicana: El Gran Bajío, opción para invertir en México

“Una vez que se tiene ese chip lo que se requiere es la programación y ahí es donde México puede complementar esa parte fina, ya que existen empresas trasnacionales que tienen instalaciones tanto en Mexicali como en Guadalajara. Haciendo ese proceso allí es donde tenemos oportunidad”, expresó.

Para alcanzar este propósito en la manufactura de chips, la Secretaría de Economía (SE) está en negociaciones con la industria automotriz para que México tenga apoyos e incentivos y forme parte de esta cadena de producción.

Muestra de ello es que en la gira más reciente de la titular de la SE, Tatiana Clouthier a Washington se reunió con las empresas tecnológicas como Semiconductor Industry Association (SIA), Information Technology Council, Intel y Amazon.

De acuerdo con un reporte de la embajada de Estados Unidos, en el Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos (DEAN), celebrado en las primeras semanas de noviembre, ambos países acordaron impulsar inversiones compartidas para fortalecer la cadena productiva de semiconductores.

Cadena de suministro, alto riesgo

En los últimos dos años la demanda de productos electrónicos terminados se incrementó en tres regiones del mundo: Asia, Europa y Norteamérica.

De acuerdo con un reporte de la consultora IHS Markit, esto, agravado por los retrasos en la fabricación y las interrupciones de la cadena de suministro, ha provocado una grave escasez que se siente en muchas industrias que requieren chips, como los fabricantes de automóviles y teléfonos inteligentes, así como todos los fabricantes de equipos electrónicos.

Una encuesta de IHS Markit Global Electronics PMI mostró que en septiembre se reportaron mayores tiempos de espera para la entrega de chips en las cadenas de suministro y ante las preguntas sobre la disponibilidad a futuro de semiconductores, así como preocupaciones profundas sobre los cuellos de botella de la cadena de suministro, la consultora señaló los riesgos que podrían afectar aún más el suministro de estos chips.

Lea también: Economía mexicana: Altamira albergará un parque
industrial de clase mundial

Elisabeth WaelbroeckRocha, vicepresidente y Economista Internacional de IHS Markit expuso que la combinación de hechos relacionados políticamente, como el aumento del discurso nacionalista en el comercio, la apresurada retirada de Estados Unidos de Afganistán o la percepción en China de que está amenazada, han polarizado opiniones. Por lo que señaló que se tiene un escenario que podría elevar los desafíos a las cadenas de suministro.

“Cualquier interrupción significativa en la producción de semiconductores o la logística de transporte a mercados clave crearía ondas de choque importantes en varias industrias, como la electrónica y la fabricación de automóviles, agravando las presiones que ya estamos experimentando hoy. Por lo que se tiene un escenario de riesgo y volatilidad, refirió.

Otros artículos de interés