Buscador Industrial

Secuelas de la pandemia Crisis de contenedores rompe la cadena de suministro

Al desplazar gigantescos volúmenes de mercancías de un extremo a otro del mundo el costo experimentó una escalada no ha parado

La escasez de insumos y mercancías que padecen diversos sectores de la industria y que han detenido algunas líneas de producción deriva de una crisis en la transportación marítima de contenedores, la cual se traduce en incrementos de precios que terminan por afectar el bolsillo del consumidor final.

Diversos estudios indican que 80% de lo que consumimos es transportado vía marítima y 60% de ello es mediante contenedores.

De ahí que cuando un envío sufre un retraso, sus implicaciones pueden generar pérdidas financieras importantes, pues algunos productos forman parte de una cadena de producción mayor, como es el caso de los sectores, manufacturero, automotriz y de electrodomésticos, por citar solo algunos.

Lea también: Economía mexicana: Altamira albergará un parque
industrial de clase mundial

En enero de 2020, cuando en el mundo poco se conocía del coronavirus Covid-19, el Eternity Asia Index (Índice EAX) establecía que la tarifa marítima de corto plazo para el corredor ASIA > WCSA + MX por contenedor de 40 pies (USD/FEU), era de $2,002 dólares.

Tres meses más tarde, al decretarse la pandemia, el precio disminuyó a $1,093 dólares, esto en gran medida debido al temor de recibir mercancías provenientes de China, ya que este país se había convertido en el epicentro de los contagios.

No obstante, la necesidad en la industria de seguir produciendo, poco a poco, reactivó el comercio a nivel global y la ruta más redituable para llevar y traer mercancías de un extremo a otro del planeta continuó siendo el litoral marítimo.

De esta manera, la elevada oferta de insumos y mercancías que surgió a nivel global tras varios meses de escasa actividad industrial propició que también se incrementará la actividad de las navieras.

Al desplazar gigantescos volúmenes de contenedores de un extremo a otro del mundo el costo experimentó una escalada no ha parado.

Tan solo en enero de este año, la tarifa marítima para mover un contenedor de Asia a México era de $7,692 dólares, cantidad continuó subiendo hasta llegar a $14,675 dólares en octubre pasado.

Es de llamar la atención que el corredor marítimo Asia > Europa se encuentra congestionado, con retrasos de desplazamiento que en promedio oscilan entre 18 y 20 días, con casos extremos de hasta 38 días de demora.

 

Las navieras incrementan su actividad

El aumento del costo de la transportación de mercancías vía marítima ha empoderado el papel que asumen los puertos de entrada y salida en México.

En el reporte más reciente emitido por la Secretaría de Marina (Semar) reveló que, entre enero y septiembre, los puertos mexicanos movilizaron 5 millones 785 mil 816 contenedores de los cuales 2 millones 928 mil 69 correspondieron a importaciones.

la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante (CGPMM) de la Semar, informó que 4 millones 51 mil 817 de contenedores ingresaron a través de puertos ubicados en el Pacífico.

“Hemos tenido un crecimiento relevante de mercancías porque hemos podido absorber barcos que no pueden ser atendidos en otros puertos del Pacífico; así absorbimos operaciones que esperaban hasta 45 días en otros sitios. Por ello, estamos convencidos de que cerraremos el año con un incremento de nuestra carga cercano al 10%”, señaló recientemente Mauricio Ortiz, director general de la Terminal Marítima Mazatlán (TMAZ).

Lea también: Economía mexicana: El Gran Bajío, una alternativa para invertir en México

A pesar de la gran cantidad de mercancía que a diario se mueve en los puertos, esta resulta insuficiente para cubrir la demanda en la industria nacional derivada de las interrupciones registradas el año pasado. Incluso se menciona que la escasez de productos podría continuar durante los primeros meses del siguiente año.

Para Miguel Ángel Landeros, presidente del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce) de Occidente, la crisis de contenedores fue impulsada por las grandes navieras.

“Redujeron frecuencias, chatarrizaron barcos antes de su tiempo natural de vida y eso elevó los costos de manera exponencial. Ahora cobran mucho más y les va muy bien, el año pasado tuvieron ganancias de alrededor de 80 mil millones de dólares”, indicó.

Mientras esto sucede, miles de barcos cargados de contenedores aguardan en los principales puertos del mundo en espera de poder descargar productos clave en la cadena de valor de varios sectores.

Compartir via:

Otros artículos de interés