Buscador Industrial

Autos eléctricos México, una puerta de entrada para la industria china en América

Desde el sexenio pasado en México se comenzó a plantear la posibilidad de negociar con el "Gigante Asiático" para diversificar el comercio fuera de América

La guerra comercial que libran las dos economías más importantes del planeta coloca a México en medio de Estados Unidos y China. Darle la mano derecha a su vecino del norte implicaría fortalecer su integración regional, pero darle la mano izquierda al “Gigante Asiático” representaría romper el paradigma de su industria al diversificar sus relaciones comerciales, algo que también le generaría un crecimiento por demás significativo.

Así pues, en medio de una pandemia, a nuestro país se le presenta una inmejorable oportunidad para mejorar su economía y darle el tan soñado salto que lo convertiría en una potencia. Sin embargo, por falta de visión, la oportunidad podría pasarle de largo si sus autoridades no definen el rumbo que desean tomar de aquí a los siguientes años.

Por el momento, China ya está llamando a la puerta con el deseo de que su músculo financiero y su vasta experiencia industrial pueda arribar en los siguientes meses, esto con el objetivo de producir en territorio azteca para que sus mercancías puedan llegar al mercado estadounidense.

La mesa está puesta y solo basta sentarse a negociar

Para la Mtra. Alejandrina Barajas, Investigadora en el Centro de Investigación Económica del Noroeste (CIEN) en CETYS Universidad, desde el sexenio pasado en México se comenzó a plantear la posibilidad de negociar con la industria china como una ruta alternativa al comercio establecido con Canadá y Estados Unidos, una iniciativa que el gobierno actual no solo retomó, sino que fortaleció.

“Durante el gobierno de Peña Nieto se buscó vincular a México con China y viceversa. Ahora, con López Obrador se observa una mayor apertura, sobre todo con el bloqueo comercial que Estados Unidos les realiza a los productos chinos.

Lea también: Economía mexicana: ¿Por qué la recuperación no ha sido constante? (Parte 1 de 4)

Gracias al T-MEC, México se vuelve muy atractivo para que las empresas asiáticas establezcan una nueva relación de negocios que incluso implique la puesta en marcha de industrias del “Gigante Asiático” en territorio azteca.

“Desde 1999 al 13 junio de este año, se habían logrado establecer en México 1,243 empresas chinas, lo cual representa en flujo de inversión 585 millones de dólares. Así que su inversión no es una gran cifra, pero con este nuevo contexto geopolítico en medio de la pandemia y con las ventajas del T-MEC, a China se le ha vuelto atractivo México.

Bajo este planteamiento, lo más probable es que en los próximos años arribe un mayor número de empresas chinas al país con un flujo de inversión de elevadas proporciones.

Por el momento, esta inyección de capital asiático se concentra en sectores manufactureros, así como en proyectos gubernamentales relacionados con temas de energía y telecomunicaciones.

Un punto para destacar es que en la franja fronteriza se está dando que varias empresas estadounidenses ahora les pertenecen a conglomerados chinos”, señala la investigadora.

Entre dos pesos completos

Por lo expuesto hasta aquí, este es un momento clave para que México logre crecer, primero por el establecimiento del T-MEC en ´plena pandemia y luego por el abasto de insumos que le brinda a Estados Unidos ante la imposibilidad que le lleguen de otro lado.

En cuanto a China se refiere, nuestro país se vuelve sumamente atractivo, porque representa la puerta de entrada de su producción a una nación que a todas luces se le niega a abrirle.

Sin embargo, si no se cuenta con una estrategia clara para aprovechar que la coyuntura que surge en medio de las dos economías más poderosas del mundo entonces perderá una gran oportunidad de ganar.

Para México la realidad es que sus flujos de inversión extranjera directa van en caída, así que el gobierno parece estar dejando pasar una valiosa opción de despuntar por carecer de una visión macroeconómica.

“La disyuntiva para México radica en saber si aspira a diversificar su comercio o bien a fortalecer su integración con Estados Unidos. Lo cierto es que Estados Unidos requiere más que nunca de México y Canadá, pero el más beneficiado sería nuestro país”, reitera la Mtra. Barajas.

Lea también: "Disminuyó el salario en la industria manufacturera"

Por su parte, Xiuyi Mei, directora de la Asociación de empresarios Zhonghua en México, también reconoce que, si bien China sabe cómo arreglárselas para competir con Estados Unidos, en este momento requiere del apoyo de México y de sus acuerdos comerciales con su socio del norte.

“En los últimos años, la economía china se ha diversificado y de ahí que siga creciendo en medio de la pandemia. Empero, el conflicto comercial entre Estados Unidos y China puede ser una gran oportunidad para la industria mexicana si logra actuar a tiempo” sostiene.

La directiva asiática señala que México y su industria debería aprender de la lección adquirida por el “Gigante Asiático” a lo largo de los años.

“El secreto de las empresas chinas radica en que nunca paran y aprovechan todas las oportunidades que se les presentan, buscan sitios donde los gobiernos les brinden flexibilidad para construir instalaciones, pero también se inclinan por ciudades con buen servicio de logística y ventajas geográficas. Así que, pese a la regionalización que se está dando en el comercio internacional, no vislumbró afectaciones en su industria, pues históricamente saben adaptarse con lo que tengan a la mano”, enfatiza.

 

Compartir via:

Otros artículos de interés