Buscador Industrial

HORIZONTE MACROECONÓMICO Economía mexicana: ¿Por qué la recuperación no ha sido constante? (Parte 3 de 4)

Ninguna de las cuatro grandes ramas industriales que conforman el sector secundario se encuentra cerca de alcanzar los valores que tenían en los primeros semestres del 2018 e incluso del 2017, aunque en algunas el rezago es menor.

Sector secundario: Recuperación cuesta arriba

De los tres grandes sectores de actividad económica, el secundario o industrial es el que enfrenta los mayores desafíos para completar su recuperación y reiniciar el crecimiento.

En este caso, el crecimiento de 27.9% reportado por el INEGI para el segundo trimestre del 2021 también se quedó corto en el objetivo de reparar el desplome de -29.3% del PIB sectorial en el 2º trimestre del 2020, aunado a la baja de -1.8%, que experimentó ese indicador durante el 2019.

Como se puede observar en el gráfico inferior, el valor del PIB del sector secundario en el primer semestre del 2021 fue de 5,071 billones de pesos, cantidad 10.9% mayor al valor registrado en el mismo semestre del 2020. Sin embargo, ese valor resulta -4.7%, -6.4% y -5.6% inferior a los valores registrados por el PIB sectorial en primeros semestres de 2019, 2018 y 2017, en ese orden.

Fuente: Elaborado para RIM por Proyecto ECV y Ranking Negocios, con información del INEGI.

La información anterior permite afirmar que el conjunto de las actividades industriales que se agrupan en este sector son las más rezagadas en su proceso de recuperación. De hecho, el análisis a nivel de las cuatro grandes ramas industriales que conforman el sector secundario revela que ninguna de ellas se encuentra realmente cerca de alcanzar los valores que tenían en los primeros semestres del 2018 e incluso del 2017.

Es justo mencionar que no todas las ramas del sector muestran el mismo rezago.

La menos afectada hasta ahora es la de las industrias manufactureras o de transformación, cuyo PIB en el primer trimestre del 2021 aún es -3.1, -2.4 y -0.9% inferior a los valores registrados en los mismos trimestres del 2019, 2018 y 2017.

En el caso de las industrias extractivas, aunque su valor ya superó los niveles del 2020 y 2019, su nivel resulta -5.4, -11.4 y -18.1% más bajo que los valores alcanzados en el 2018, 2017 y 2016, que evidentemente fueron tiempos mejores para estas industrias.

La rama que agrupa a las actividades de generación y distribución de electricidad, agua y gas, fue la única del sector que en el primer semestre del 2021 reportó un valor -0.9% menor al del primer semestre del 2020, e inferior también en -5.4, -7.4 y -1.2% a los valores de los semestres comparativos de 2019, 2018 y 2017.

Sin duda, la rama industrial más
golpeada por la crisis de la Covid-19 y por otras crisis previas es la que agrupa a las actividades de la construcción.

Para esta rama industrial, el crecimiento de 9.5% de su PIB en el primer semestre del 2021 representa solo un pequeño respiro contra las pérdidas de valor acumuladas en años anteriores, de ahí que su valor agregado actual se encuentra en niveles -13.1, -15.9, -12.9 y -13.7% por debajo de los reportados en 2019, 2018, 2017 y 2016.

Entre las causas que explican la difícil coyuntura que afecta a esta industria, que alguna vez fue el motor principal de crecimiento para la economía nacional, la más importante es el bajísimo volumen de inversiones del gobierno en el desarrollo de infraestructuras públicas, que se encuentra en el nivel más bajo de los últimos 30 años.  

Compartir via:

Otros artículos de interés