Buscador Industrial

HORIZONTE MACROECONÓMICO Economía mexicana: ¿Por qué la recuperación no ha sido constante? (Parte 1 de 4)

Hasta hoy, la buena noticia es que el proceso de recuperación está en marcha, pero la mala es que muy probablemente esa recuperación podría tardar cuando menos un año más

INEGI: UN COMUNICADO ATÍPICO

Finalmente, el 25 de agosto el Inegi emitió el comunicado con la información definitiva sobre el comportamiento del PIB Total Nacional y sectorial (PIBT) durante el 2º trimestre del 2021.

En dicho comunicado, el organismo destacó que en ese periodo el PIBT aumentó 19.6% contra el valor que registró en el mismo trimestre del 2020, solo una décima de punto abajo del crecimiento proyectado en sus “Estimaciones Oportunas”.

A diferencia de los comunicados anteriores en esta materia, su contenido no informa a detalle cuáles fueron las causas, ni los principales vectores que impulsaron ese crecimiento tan atípico del PIB, y tampoco explica por qué el comunicado fue presentado tres días después de la fecha proyectada en su calendario de publicaciones.

En lugar de eso, el comunicado sí fue generoso en su “Nota al usuario”, en la que informa sobre el cumplimiento de las “Normas Especiales para la Divulgación de Datos” del FMI en los procesos y metodologías utilizadas para la elaboración de ese indicador, y hace referencia también a que: “la Tasa de No Respuesta en la captación de las Encuestas Económicas que se consideraron para la integración del PIBT, registraron porcentajes apropiados de acuerdo con el diseño estadístico de las muestras”.

Optimismo vs. Realismo

De acuerdo con el Inegi, el crecimiento de 19.6% del PIBT en el segundo trimestre medido en términos reales fue el resultado de incrementos de 6.8% en las actividades primarias (agropecuarias, pesca y silvicultura), de 27.9% en las actividades secundarias (industriales) y de 17.1% en las terciarias (servicios).

La confirmación de esos resultados cayó como un soplo de aire fresco para los mercados, ya que estimula el optimismo de los agentes económicos con respecto a la recuperación y el crecimiento futuro de la economía nacional.

Sin embargo, lo que no expresa el comunicado del Inegi es que, a pesar de esos resultados, que, puestos en un contexto real, no tienen nada de espectaculares, la verdad es que la economía nacional deberá realizar un esfuerzo aún mayor al realizado en los últimos 12 meses para alcanzar una recuperación plena e iniciar un nuevo ciclo de crecimiento.

Hasta aquí, la buena noticia es que el proceso de recuperación está en marcha, pero la mala es que muy probablemente esa recuperación podría tardar cuando menos un año más.

Comparativos semestrales

¿Por qué tendría que tardar un año más la recuperación de la economía mexicana?

Aquí, la respuesta obligada tiene que ser menos inocente que la pregunta, porque la realidad es que el aparente repunte de la economía nacional aún es insuficiente para que el PIBT se acerque a los valores que tenía, no solo en el año anterior a la pandemia, sino en el 2018 y en el 2017, años en los que la economía mexicana reportaba aún crecimientos de entre 2 y 3%, modestos pero sostenidos.

Lo cierto es que comparar el comportamiento del PIB del 2º Trimestre del 2021 con el mismo trimestre del 2020, resulta un ejercicio demasiado condescendiente, ya que ese ciclo trimestral fue demasiado atípico por los efectos del confinamiento social y demás restricciones impuestas al funcionamiento de la economía, como los paros casi totales en todas las actividades industriales y de servicios considerados como “no prioritarios” por la estrategia sanitaria implementada para impedir los avances de la COVID-19 (C-19).

Pretender que un crecimiento de 19.6% sobre una base muy pequeña alcanza para compensar la caída de 18.6% en un PIBT con una base mucho más alta, no sólo es una proposición falsa, sino un postulado engañoso y hasta mal intencionado, ya que puede conducir a los destinatarios a formarse una imagen demasiado imprecisa de la realidad.

En este caso, lo mejor es comparar el comportamiento del PIBT en el 2021 a nivel semestral, y no solo en términos de sus variaciones porcentuales, sino también de sus valores. Solo de ese modo podemos formarnos una imagen mucho más clara acerca del estatus real de la recuperación de la economía nacional.

A pesar del espectacular repunte de 19.6% en el valor del PIBT del 2º trimestre 2021, el valor acumulado por ese indicador en el primer semestre sumó 17,659 billones de pesos, cantidad que representa un aumento de 6.9% contra los 16,514 billones de pesos que acumuló el PIBT en el mismo semestre del 2020, según se muestra en el gráfico de este artículo.

El mismo gráfico permite observar que a pesar de ese aumento de 6.9%, el valor del PIBT al primer semestre del 2021 resulta -3.8%, -3.7% y -1.5% inferior a los valores reportados en el mismo trimestre de 2019, 2018 y 2017, en ese orden.

Fuente: Elaborado para RIM por Proyecto ECV y Ranking Negocios, con información del Inegi.

Dicha información no deja dudas acerca de la magnitud del quiebre económico que ha significado la crisis de la COVID-19, que, hasta ahora, ha generado un retroceso de cinco años para el principal indicador de valor de la economía mexicana toda vez que, en el primer semestre del 2021, su nivel es inferior al que tenía en el mismo semestre del 2017.

Para dar una idea más precisa y más profunda de la problemática que plantea la actual coyuntura económica a nuestro país, en las secciones siguientes, que se irán publicando día a día, abordaremos el comportamiento del PIB a nivel de los diferentes sectores, ramas y subramas de actividad económica.

Puedes continuar en:

Economía mexicana: ¿Por qué la recuperación no ha sido constante? (Parte 2 de 4)

Economía mexicana: ¿Por qué la recuperación no ha sido constante? (Parte 3 de 4)

Compartir via:

Otros artículos de interés