Buscador Industrial

MANEJO DE FLUIDOS Mangueras industriales, ¿cómo elegir la más adecuada?

Existen factores que se deben tomar en cuenta para lograr que el sistema de fluidos sea el idóneo para cada proceso, como la aplicación, drenabilidad, permeabilidad, presión y absorción

Una correcta elección e instalación del sistema de fluidos en las fábricas, así como su correcto mantenimiento, es crucial para lograr una producción optimizada y segura para el personal de las plantas productivas. Las mangueras industriales son un eslabón crucial del sistema de fluidos y, por ello, elegirlas adecuadamente resulta determinante. Pero ¿cómo saber si se está eligiendo la manguera adecuada?

Existen diversos factores que determinan si la manguera industrial en cuestión será la más apta para el proceso en el que se utilizará. El primero y quizás el más obvio es considerar la aplicación en la que será utilizada. Otras variables importantes son la temperatura del fluido que se transportará, así como su drenabilidad, permeabilidad, presión y absorción.

Una correcta elección del material de la manguera es también, sin duda, otro factor que determinará su buena o mala funcionalidad una vez instalada. Con respecto a esta variable, es importante pensar sobre todo en el material del ánima, como se le conoce a la capa más interna de la manguera, pues esta parte es la que está en contacto con el material que se transporta.

Aunque la revisión de todos los factores antes mencionados parece un paso lógico para la elección de un sistema adecuado, existen fábricas con sistemas de fluidos faltos de optimización y esto se debe a que alguna o varias de las variables no fueron evaluadas acertadamente.

Por ejemplo, para una correcta elección del material del ánima es importante contestar las preguntas: ¿el material del ánima es compatible con el fluido?, ¿tolera la temperatura del fluido?, ¿evitará la absorción? También es importante considerar, desde el inicio, si el material del ánima es apto para procedimientos de limpieza y su tiempo de vida útil.  

Los materiales del ánima más utilizados en aplicaciones industriales son el metal, silicona, fluoropolímero, nilón
(termoplástica) y goma.

Las mangueras con ánimas de metal (comúnmente acero inoxidable) son recomendables para fluidos con temperaturas de entre -200°C y 450°C. Esta resistencia a temperaturas extremas las hace una buena opción para sistemas de fluidos de sectores como el petroquímico. Por otro lado, este tipo de material no se recomienda para fluidos cáusticos, dada la corrosión a la que está sujeta este material.

Por su parte, las ánimas de silicona son empleadas, sobre todo, en sectores industriales con aplicaciones que requieren de cierto grado sanitario. Su rango de temperatura es de entre -53°C a 315°C y una de sus ventajas es que son fáciles de limpiar. En contraparte, este material tiene un alto grado de absorción y es incompatible con muchos de los solventes utilizados en entornos industriales.

El ejemplo es el fluoropolímero, que se ha convertido en un material socorrido para aplicaciones que conllevan un grado sanitario más alto, incluso por encima de la silicona. Este material es el más químicamente inerte, tiene un tiempo prolongado de vida, poca absorción y es fácil de limpiar.

En este caso, es importante mencionar que existen fabricantes que han añadido mallas de fibra de vidrio a las mangueras industriales con ánimas de fluoropolímeros, lo que ha imposibilitado aún más que los fluidos se puedan contaminar. Con respecto a los puntos débiles de este material, resalta el que puede generar cargas electrostáticas y que es más permeable que otros, como el acero inoxidable.

Un sistema de fluidos optimizado debe contemplar igualmente las conexiones y accesorios que serán utilizados como parte del ecosistema. / Cortesía: Kuriyama
Un sistema de fluidos optimizado debe contemplar igualmente las conexiones y
accesorios que serán utilizados como parte del ecosistema. / Cortesía: Kuriyama

Continuando con la revisión de pros y contras de los materiales, el nilón tolera temperaturas de entre -40°C y 93°C y es utilizado, sobre todo, en mangueras con aplicaciones hidráulicas. Las mangueras fabricadas con ánimas de este material son más económicas; por otro lado, la alta permeabilidad del nilón reduce su rango de aplicaciones.

Finalmente, las mangueras con ánima de goma destacan por su precio bajo y moldeabilidad. Además, toleran temperaturas de entre -40°C y 90°C. Sobre sus puntos en contra, su tiempo de vida útil es menor al de otros materiales y son para aplicaciones de baja presión.

Además del material de la pared de la manguera, es importante considerar su tipo de relieve. Por ejemplo, las mangueras con paredes lisas tienen un mejor control del caudal, mientras que las que cuentan con paredes corrugadas pueden favorecer el proceso en aplicaciones que necesitan de un mejor control de la drenabilidad. Las paredes corrugadas suelen ser de dos tipos: helicoidal y anular.

Una vez evaluadas todas las variables antes descritas, no hay que olvidar que un sistema de fluidos optimizado también debe contemplar las conexiones y accesorios que serán utilizados como parte del ecosistema.

Existen diversos fabricantes de mangueras industriales que cuentan, además, con accesorios, conexiones y demás productos necesarios para un sistema de fluidos optimizado. En México, el fabricante nipón Kuriyama está entre las firmas especializadas en el tema que ofrecen todos los elementos necesarios para desarrollar sistemas de uso industrial, comercial y agrícola.

Entre la gama de productos de Kuriyama se encuentran las mangueras termoplásticas KuriTec, las mangueras industriales o hidráulicas Kuriyama, las de goma, las de descarga plana, para ductos y para la limpieza de drenaje Piranha.

Sin duda, las mangueras son y seguirán siendo ese elemento insustituible y clave de los sistemas de conductos que facilitan el transporte de fluidos en las plantas productivas, y su correcta elección e instalación derivará siempre en procesos de producción más eficientes y seguros para el personal.

Otros artículos de interés