Buscador Industrial

SEGURIDAD 10 Puntos clave en equipos de protección
10 Puntos clave en equipos de protección

La seguridad comienza la eliminación del peligro. Los equipos de protección son el escudo indispensable para los operadores ante equipos y material de alto riesgo.

En todo centro de trabajo donde se realicen operaciones que representen riesgos para el personal involucrado, el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo dispone que, para evitar accidentes y enfermedades laborales, es común que se tengan que asignar EPP, también conocidos en Europa como dispositivos de protección individual (DPI).

Esto implica el desarrollo, así como la implementación de un sistema de gestión que cumpla primariamente con la Norma Oficial Mexicana NOM-017-STPS sobre selección, uso y manejo de estos aditamentos, y opcionalmente con el sistema de la Organización Internacional de Normalización (ISO por sus siglas en inglés) que finalmente reúne los principales estándares sobre los cuales las compañías establecen sus protocolos operativos.

Los EPP son equipos, piezas o dispositivos que evitan que una persona tenga contacto directo con los peligros de ambientes riesgosos, los cuales pueden generar lesiones y patologías.

En la categoría de EPP se incluye a los aditamentos que abarcan distintas tipologías y funciones, desde sistemas para evitar caídas, impactos de objetos o partículas expulsadas desde maquinarias, lesiones musculoesqueléticas y hasta riesgos eléctricos, químicos e hidráulicos, solo para citar algunos ejemplos.

PASO 1: Vulnerabilidad ante el desgaste
Aditamentos como cascos, arneses, trajes, zapatos con casquillo, guantes, gafas, autorrespiradores y mascarillas, son partes de los EPP que están expuestos a las inclemencias del tiempo y a un inevitable desgaste, lo cual se torna un tema muy crítico por estar directamente relacionado con la pérdida de su función de salvaguardar la salud y la vida del trabajador, pudiendo inclusive fomentar accidentes al sentirse adecuadamente protegido cuando utiliza los equipos.

De ahí la necesidad de contar con un sistema de control eficiente que incluya procedimientos de inspección de EPP y políticas de sustitución dentro de un plan de gestión más amplio que abarque el marco normativo de referencia sobre lo citado, así como las indicaciones del fabricante y los cuidados extras que deriven de la experiencia en la empresa, y del personal que los utiliza.

Para poder definir dicho sistema de manera puntual y eficiente es importante considerar operaciones básicas que finalmente, una vez desarrollado, estarán soportadas por sus procedimientos y formatos anexos.

Dicho trabajo implica la definición y el despliegue de puntos como capacitar, asignar funciones y responsabilidades al personal encargado; realizar análisis de riesgos y de necesidades operativas; definir, asignar, retirar, inspeccionar y dar mantenimiento a los equipos; soportar auditorías, entre otros.

PASO 2: Procesos de gestión de EPP
Sin la finalidad de exponer aquí un tema tan amplio de manera exhaustiva, la intención del presente artículo es tocar base sobre algunas nociones clave que mucho ayudarían en la mejora del procedimiento de gestión de EPP en los centros laborales:

PASO 3: Selección
El primer paso se define por medio de un análisis de los riesgos que existen en las áreas donde se labora. A partir de ello será posible establecer medidas correctivas más eficientes y oportunas, según el caso específico.

Si no logramos eliminar o disminuir los riesgos por medio de sistemas de ingeniería o estrategias de sustitución (medidas privilegiadas por brindar resultados más contundentes), entonces se turnará necesario definir y asignar determinados EPP al personal de trabajo para que atienda aquellas tareas de mayor riesgo evitando accidentes.

Para ello, es de suma importancia saber elegir los equipos que mejor funcionen ante determinada situación, siendo responsabilidad de la empresa evitar daños en sus trabajadores por medio del empleo de tecnologías más eficientes, lo cual depende no solo de la calidad del equipo de protección elegido, sino de las condiciones del entorno que pudieran volver ineficaces determinados sistemas de seguridad.

Es importante considerar que, al ser casi imposible encontrar un solo fabricante que ofrezca una gama completa de equipos, la selección de los EPP debe ser lo más amplia posible y de esa manera garantiza que se cuenta con el sistema más adecuado para evitar accidentes laborales.

Clasificación de los EPP

  • Protección a la cabeza
  • Protección de ojos y rostro
  • Protección a los oídos
  • Protección a las vías respiratorias
  • Protección de manos y brazos
  • Protección de pies y piernas
  • Cinturones de seguridad para trabajo en altura
  • Ropa de trabajo adecuada al área de riesgo donde se labora

PASO 4: Requisitos de uso
Los trabajadores que tengan asignadas algunas tareas que impliquen la gestión de riesgos por medio del uso de EPP deberán de contar con una formación específica, la cual va mucho más allá del simple conocimiento sobre las condiciones de uso correctas de estos aditamentos.

En este sentido, las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) se presentan como líneas guías para definir el alcance que existe al respecto, ya que siempre indican puntos trascendentes como el conocimiento y respeto de las obligaciones de las empresas y los trabajadores, así como los señalamientos básicos para establecer un sistema operativo propio que resuelva la problemática relacionada con los riesgos.

Asimismo, esto puede ser ampliado por medio de expertos de la empresa, así como por estándares internacionales complementarios definidos por instituciones de prestigio.

En pocas palabras, un sistema adecuado para emplear EPP siempre deberá enfocarse en las condiciones reales de las áreas donde se trabaja y en el cumplimiento cabal de las leyes.

PASO 5: Procedimientos y Normas
Las Normas Oficiales indican de manera cabal la obligación de realizar planes de trabajo que incluyan las instrucciones de uso de los equipos de protección personal que, en el caso de las marcas que cuentan con las debidas certificaciones, siempre están presentes en el embalaje o en las páginas internet de los fabricantes.

Para cumplir con este requerimiento, lo más efectivo es que a partir de los instructivos del fabricante en las empresas se desarrollen fichas técnicas de los EPP, esto para poder acatar sus recomendaciones de uso y plasmarlas dentro de un formato más amigable, tanto para el sistema de gestión de la propia empresa como para la información de todos los trabajadores, que lo consulten cuando lo requieran.

Cabe resaltar que el procedimiento para el uso de EPP —siendo este un punto principal del plan de trabajo— siempre debería de estar disponible en las áreas donde se labora, aunque sea en copia.

Principales características de los EPP

  • Proporcionar máximo confort
  • Su peso debe ser el mínimo compatible con la eficiencia en la protección que brindan
  • No deben restringir los movimientos del trabajador
  • Tienen que ser durables
  • Se les debe dar mantenimiento adecuado
  • Deben ser fabricados por compañías certificadas

PASO 6: Revisión y control
Las inspecciones periódicas anuales, a diferencia de las ordinarias realizadas por los mismos trabajadores, deben ser efectuadas por personal capacitado, que puede ser definido como tal ya sea por su formación o por su experiencia, siendo que la figura de “Persona Competente” suele abarcar tareas administrativas y operativas de distinta índole que tienen en común el hecho de conllevar responsabilidades importantes.

Este esquema de asignación de roles, que permite ambas opciones, es adoptado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), por el Comité Europeo de Normalización (CEN), por la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés), y por el Instituto Nacional Estadounidense de Estándares (mejor conocido como ANSI).

Un punto muy importante, al estar fincado en las Normas Oficiales, es que las inspecciones de los EPP deberán realizarse conforme a las indicaciones del fabricante, las cuales suelen estar disponibles al público para el cumplimiento de los reglamentos de fabricación y comercialización de todos estos dispositivos de protección individual.

PASO 7: Métodos de inspección
Cualquier persona que pretenda usar un equipo de seguridad debe saber cómo inspeccionarlo antes de usarlo, esto para evitar que se convierta en una fuente de riesgo.

Al respecto, los fabricantes están obligados a entregar un instructivo que sea completamente entendible junto con su aditamento.

Un ejemplo palpable se presenta en los equipos de protección anticaídas que utiliza el personal para realizar labores en altura, los cuales están certificados por el fabricante bajo estándares internacionales como la Norma Técnica EN 365 del Comité de Estandarización Europeo, que garantiza que contengan información suficiente y clara para que el usuario los pueda inspeccionar mediante la consulta de los instructivos anexos.

PASO 8: Formatos de inspección
Existen diferentes opciones al respecto, desde programas más o menos especializados hasta el mismo material imprimible que se puede descargar desde las páginas de los fabricantes al ser uno de los requerimientos legales para que estas empresas puedan comercializar los EPP.

Mientras este último es una excelente línea guía sobre la cual reforzar el método de inspección y sobre todo identificar claramente los puntos críticos a revisarse dependiendo de cada equipo, los soportes electrónicos son realmente los que hacen la diferencia en un sistema de gestión eficiente, ya que evitan el tedioso exceso de papeleo en el archivo muerto auditable.

Además, estos pueden implementarse de acuerdo con el ISO para que se sumen de manera armónica con los demás procedimientos establecidos.

PASO 9: Mantenimiento
Algunos equipos de protección personal requieren de un mantenimiento muy simple como son cuidados básicos de limpieza, desinfección y lubricación o más bien reacomodar algún sistema de junción y esto no es un gran problema pues con la información del fabricante y el conocimiento previo de su funcionamiento prácticamente cualquier persona lo puede hacer.

Sin embargo, existen EPP que pudieran necesitar cambiar algunas de sus partes mecánicas, eléctricas o la misma apertura de cápsulas de seguridad o empaques protectores, lo cual se considera una intervención mayor que generalmente requiere de mantenimiento en la propia compañía fabricante como se indica en el instructivo.

PASO 10: Auditorías
Es importante recordar que las NOM siempre cuentan con un apartado final esquemático que presenta de manera práctica cada requerimiento de las autoridades y la forma correcta de cubrirlo sin caer en inconformidades.

En el caso de las inspecciones anuales de los EPP, el soporte correcto para las verificaciones de los organismos oficiales siempre requiere de dos formatos distintos que funcionen como instructivo y registro de inspección.

Si bien todo el sistema puede ser auditable, los instructivos resultan ser muy útiles para las áreas operativas y suelen integrarse dentro de un procedimiento de uso y/o trabajo ya que siempre se requiere una inspección ordinaria previa.

En lo que respecta a los registros generados tras la revisión periódica anual llegan a ser una importante evidencia de continuidad en el cumplimiento del sistema de gestión, plasmado en ISO, así como en la Norma Oficial de la STPS ya citada.

 

Compartir via:

Otros artículos de interés