Buscador Industrial

Cómo ser competitivo en el sector de moldes Extender la vida útil de los moldes de inyección de plástico es un factor clave para la productividad y conseguirlo depende de diversos elementos como el mantenimiento, la limpieza y la prevención del desgaste de las herramientas

Durante la charla “Cómo extender la vida útil de los moldes de inyección de plástico”, organizada por Plastics Technology México y presentada por Alfredo Olvera Guillén, Engineering Manager en Hasco, se explicaron los diferentes puntos que se deben considerar en el sector para garantizar el éxito, los cuales buscan ampliar la vida útil de los componentes.

Ser competitivo en el sector de moldes garantiza ahorro de tiempo y costos, además de las ganancias que genera el
abarcar más mercado de moldeo por inyección.

Tipos de mantenimiento
Como primer punto se abordó la importancia de dar mantenimiento frecuente y preventivo a las herramientas, siendo uno de los puntos clave para que los equipos y componentes puedan trabajar correctamente.

En este sentido, el ponente enlistó los tipos de mantenimiento que existen:

1. Preventivo. Se programa en un determinado tiempo/frecuencia, por criticidad o cuando hay cambio de modelos.

2. Correctivo. Se realiza por urgencia ante una mala operación del herramental. También se puede dar por la falta de definición del mantenimiento preventivo.

3. Predictivo. Considera una planeación, incluso puede contar con manejo de presupuesto, análisis de consumibles y/o refacciones, ya que algunas tardan en conseguirse y podrían afectar la producción.

Hacer mantenimiento correctivo es más costoso.

De acuerdo con el experto, el mantenimiento preventivo puede realizarse por tiempo –en un calendario con las 52 semanas que comprende el año– o por shots/disparos –contabilizando los ciclos para garantizar exactamente los periodos de mantenimiento–.

Tipos de desgaste
Olvera Guillén indicó que este es un punto al que debe prestarse mucha atención también, y destacó que el óxido es el tipo más común, ya que es un obstaculizador en el molde, y se establece principalmente en las superficies de fricción o las expuestas al medio ambiente.

La corrosión es otro agente común, provocado por los cambios de humedad en la herramienta; paros breves o prolongados, así como el almacenaje del molde, por lo que se recomienda purgar el refrigerante después de cada cambio de molde en la máquina.

Además está el desgaste por fricción, que es uno de los más complejos, por lo que cuando un molde empieza a tenerlo, debe ser corregido inmediatamente para evitar un daño mayor a la herramienta.

Lea también: "Cómo ser exitoso en el maquinado de alta velocidad"

Para prevenir estos tipos de desgaste existen diversos tipos de limpieza, como la microlimpieza, que llega hasta zonas de difícil acceso y es más rápida; o la limpieza superficial con químicos, que es la tradicional, además de rápida, de pronta evaporación y más económica en comparación con la primera.

Todo desgaste en el molde indica que hay algo a mejorar.

“Todo elemento que genere contacto dentro del molde se considera un componente de desgaste”, añadió el experto, como tornillería, bujes, columna, pernos, resortes, entre otros, y todos tienen un tiempo de vida que se debe considerar para cambiarlos en buen tiempo.

Para llevar un control completo de los componentes y su inspección, puede hacerse un check list que comprenda puntos como:

  • Evalué el último disparo de las piezas plásticas
  • Examiné visualmente la condición del acero
  • Desensamblé el molde y procedí con la limpieza
  • Inspeccioné visualmente las líneas de partición
  • Realicé pruebas de presión y validación de cada circuito de enfriamiento para buscar fugas y/o obstrucciones

Por otra parte, destacó que el uso de lubricantes es clave, porque ayudan a extender la vida útil ya que el desgaste es menor. Este punto forma parte del mantenimiento preventivo y para llevarlo a cabo pueden utilizarse grasas o sprays.

Lea también: "Invierten 180 mdd para primera planta de vehículos tácticos"

Como comentó el ponente, seleccionar el acero correcto para el molde dependerá de factores como costos, conductividad térmica, resistencia al desgaste, mantenimiento y maquinabilidad, principalmente.

En conclusión, si existen problemas de desgaste prematuro en los moldes, debe considerarse el correcto uso de lubricantes, la inspección de elementos de desgaste, contar con métodos de limpieza eficientes, una buena frecuencia de mantenimiento y asegurarse de que el acero seleccionado sea de buena calidad; todos estos consejos pueden incrementar la competitividad de tu empresa en el sector.

Otras noticias de interés