Buscador Industrial

BMW, Toyota y Stellantis hacia la electromovilidad Las armadoras reconocen que hacen falta mayores incentivos para la adquisición de vehículos eléctricos

La transición del sector automotriz hacia la producción de los vehículos eléctricos es un tema común para todas las armadoras a nivel global. Sin embargo, muy pocas en México difunden los planes que tienen proyectados para que el mercado consumidor pueda sumarse a la tendencia experimentada en los países líderes de la economía global, es decir al reemplazo de los vehículos con motores de combustión interna por modelos menos contaminantes.

Reunidos en el 5° Foro AMAVe Movilidad Sustentable, representantes de BMW, Toyota y Stellantis, compartieron de manera virtual su visión sobre la adopción de la electromovilidad en nuestro país.

Francisco Aguirre, responsable del área de electromovilidad para México y los mercados importadores de BMW, dio a conocer que, mediante la creación de una red de estaciones de recarga, la armadora de origen alemán lleva seis años de impulsar la adquisición de vehículos híbridos y eléctricos.

Desde 2015, en conjunto con Nissan, BMW desarrolló la ChargeNow, la red de carga más grande de México y hoy cuenta con 800 estaciones de recarga gratuita y pública a las que pueden acceder sus clientes.

"Aunque en el 2017 se sumó al proyecto la Comisión Federal de Electricidad (CFE), faltan incentivos del gobierno y beneficios de circulación por las autopistas con un costo reducido para que los consumidores puedan adquirir unidades eléctricas, pero también se requiere de entidades y jugadores externos que coloquen un número mayor de electrolineras”, expresó.

Lea también: Economía mexicana: ¿Por qué no se reactiva el consumo nacional?

Asimismo, el representante de BMW realizó una retrospectiva del proceso evolutivo en la creación de vehículos eléctricos a lo largo de medio siglo.

“Desde 1972, para los Juegos Olímpicos de Múnich, BMW presentó su primer automóvil eléctrico, el cual sirvió para realizar algunos desplazamientos. No obstante, desde hace 10 años comenzó la producción en serie de modelos eléctricos para comercializarlos, de tal suerte que en 2023 tendremos 25 modelos electrificados y en 2030 el 100% de nuestra producción será eléctrica”, señaló.

Con relación al siguiente desafío del fabricante germano, este es lograr que sus líneas de ensamble trabajen con energía limpia y con productos reciclados.

“Hemos hecho convenios con Emiratos Árabes Unidos para surtirnos de aluminio producido mediante procesos sustentables, donde se emplea únicamente energía solar generada en el desierto.

BMW también ya firmó un convenio con Argentina, para que en el Salar del Hombre Muerto se produzcan baterías de litio 100% sustentables. El siguiente reto es establecer una economía circular que venga de materiales reciclados y con energías limpias para lograr que toda la cadena de suministro sea verde”, concluyó.

Lucio Hernández, gerente nacional de ventas corporativas en Toyota, indicó que, aun cuando el sector automotriz ha venido registrando una caída en la comercialización de unidades desde 2017, este año proyecta que cerca de un tercio de sus ventas corresponderá a modelos híbridos.

La demanda de autos eléctricos ha mejorado y Toyota espera que al cerrar 2021, un 30% de sus ventas provengan de híbridos, esto debido a que, en algunos sectores, las empresas han adquirido flotillas de unidades.

"Como país estamos avanzado en integrar tecnologías para disminuir la huella de carbono. Así que, como armadores, debemos poner el producto correcto, con el precio adecuado y en el momento preciso para quienes lo requieran.

Nuestro compromiso es que en 2025 todas nuestras líneas de producto deben tener por lo menos 70 vehículos con sello hibrido, eléctrico y con celdas de hidrógeno”, expuso.

Carlos Meymar, responsable del portafolio de productos para Stellantis México, reconoció que para impulsar a los vehículos eléctricos es necesaria mayor participación gubernamental.

La electrificación es una parte de nuestra filosofía. Vemos una evolución en cuanto al concepto de electromovilidad, pero en México todavía hacen falta estudios de factibilidad sobre puntos de recarga.

"Por otra parte, el costo de la tecnología, con todo y su avance, continúa siendo una barrera para llegar segmentos de mayor volumen y eso limita la generación de un mercado sostenido de modelos eléctricos. La forma para contrarrestar eso es mediante incentivar al fabricante y a quien adquiere la unidad para que se haga interesante al recuperar la inversión en corto plazo”, sostuvo.

 

Compartir via:

Otras noticias de interés