Buscador Industrial

Fabricación de autos eléctricos abre oportunidades en la industria de formado México cuenta con una de las mejores calidades a nivel mundial y mano de obra flexible, lo que podría generar un aceleramiento de la integración de estos vehículos

La fabricación de autos eléctricos es una tendencia que ha ido tomando fuerza en la industria automotriz, al grado de que se prevé que dentro de 7 a 10 años su nivel de producción podría equipararse al de los vehículos de combustión interna, lo que abrirá oportunidades para los proveedores de troquelados y formado de piezas metálicas, así se señaló en el webinar Configuración de cadenas productivas de los autos eléctricos: retos y oportunidades en formado y fabricación, organizado por Fabtech México en conjunto con Reportero Industrial Mexicano.

El evento contó con la participación de expertos como Octavio Fernández, director de Admexus y presidente de la Asociación Mexicana de Industria 4.0, así como de Higinio López, experto en integración de líneas de producción y que ha trabajado con importantes armadoras como Tesla.

Lea también: Sistemas de propulsión automotriz, ¿cómo adaptarse al nuevo mercado?

Durante el webinar, ambos participantes destacaron que los autos eléctricos demandan ser más ligeros y requieren menos componentes, lo que sumado a la llegada de nuevos materiales, componentes con nuevas morfologías y modelos de fabricación rediseñados para la producción de estos vehículos, exigirán a los fabricantes cambiar no solo su tecnología y herramentales, sino también su manera de pensar la manufactura de automóviles.

El cambio será tan drástico que, de acuerdo con Higinio López, se prevé que se dé una disminución de hasta 30% del personal.

De acuerdo con el experto, una de las principales razones para la preferencia por este tipo de vehículos es que ayudan a reducir las emisiones de CO2, así como la ligereza que ha logrado gracias a la implementación de materiales como el aluminio.

Este cambio en los materiales podría ser uno de los más significativos para la industria de formado, pues actualmente solo del 5 al 7% de una unidad es de acero, mientras que 20% es de aluminio de fundición, 40% de aluminio laminado y 37% de aluminio de inyección.

También se están investigando materiales producidos por tecnología de impresión 3D, que aunque ha sido útil en el sector de automóviles, para la producción de camionetas se estima que el uso del acero seguirá subsistiendo unos años más.

Otro factor que podría impactar en la industria del metalformado es el cambio en los componentes, pues el número de estos no solo se verá disminuido, sino que también surgirán otros con nuevas morfologías, por ejemplo, las bombas de gasolina o mecanismos para el control de clima, los cuales desaparecerán con la nueva conversión del auto eléctrico, así lo señaló Octavio Fernández.

Otro ejemplo mencionado durante el webinar fue el caso de los chasises, pues los autos eléctricos ya no cuentan con esta estructura, sino que usan plataformas base flexibles que pueden ser usadas en diferentes tipos de vehículos. Esta tendencia ha tenido un gran impacto, pues inclusive existen diseños de vehículos pesados que ya no contemplan el uso de esta pieza.

Procesos de manufactura

El director de Admexus y el experto en integración de líneas de producción destacaron que hay varios puntos en el proceso de manufactura que son de gran relevancia y que han tenido un gran impulso en otros países, entre ellos:

  • Smart Factory: el uso de la tecnología debe estar enfocada en lograr tiempos menores para la producción de piezas. Requiere contar con una intercomunicación efectiva que permita que las diferentes áreas interactúen y se complementen. Las líneas de producción deben ser flexibles, capaces de sustituir piezas en tiempos cortos.
  • Giga fábricas: es una tendencia que ha tenido un gran impulso en otros países por empresas como Tesla y consta de la instalación de paneles solares para suministrar de energía limpia a las armadoras.
  • Microfábricas: este concepto se basa en la instalación de celdas de tecnología o manufactura flexibles con una operación completamente robotizada o automatizada. Buscan eliminar la sala de pintura y de prensas, ya que son líneas largas, con muchos pasos y que requieren grandes inversiones. Estas permitirán producir hasta 50 mil unidades.

Estas tendencias pueden representar una gran área de oportunidad para las empresas en México que deseen participar en el sector automotriz, principalmente en las cadenas de suministro, pues los vehículos producidos en el país cuentan con las mejores calidades a nivel mundial, además de que la mano de obra tiene la capacidad de ser flexible, lo que podría generar un aceleramiento de su integración.

En cuanto a los nuevos perfiles de ingeniería que se requerirán para este tipo de vehículos, se agregó que aunque serán variados ante la creación de nuevos compuestos y modelos de producción, se recomienda que manejen lenguaje C y C++, pues estos son de los más utilizados actualmente.

Otras noticias de interés