Buscador Industrial

ORGANIZACIÓN INDUSTRIAL La industria automotriz se recupera

Con apoyo de los clústeres automotrices, la mayoría de las empresas restablecieron sus niveles de productividad y recuperaron los empleos perdidos

Lo que no mata fortalece, dicta el adagio. Y literalmente eso ocurrió con la mayor parte del sector automotriz que opera en México, pues, aunque todavía lucha por sacudirse los efectos negativos del coronavirus Covid-19, en un tiempo récord ha mostrado una gran recuperación luego de un año de pesadilla.

Durante el segundo trimestre del 2020, las armadoras de vehículos detuvieron su producción dejando en vilo el futuro de sus proveedores de suministros. Sin embargo, aquellos que forman parte de los clústeres más importantes no se quedaron solos y en su etapa más confusa contaron con información, capacitación e intercambio de buenas prácticas para salir a flote hasta alcanzar prácticamente los mismos niveles de productividad registrados previo a la crisis sanitaria con mayor impacto negativo en la economía en más de un siglo.

Es así como nos dimos a la tarea de medirle el pulso al paciente de la industria que literalmente superó un ataque al miocardio para conocer el futuro que le aguarda.

Para ello, nada mejor que haber tocado la puerta de los clústeres automotrices más importantes en el país, donde sus dirigentes amablemente nos compartieron la experiencia de haber contribuido en la recuperación de cientos de empresas.

Y se apagó la luz
Luego de que se bajó el switch en las factorías y al no tener claridad de lo que sucedería con la industria, en los clústeres surgió un objetivo común, estrechar lazos de colaboración entre sus miembros para producir con márgenes de utilidad adecuados y lograr salir adelante.

En todos los casos, las agrupaciones automotrices fungieron de enlace entre las empresas y los gobiernos estatales para establecer adecuados protocolos de sanidad para volver a operar.

En palabras de la maestra Elisa Crespo Ferrer, presidenta ejecutiva del Clúster Automotriz del Estado de México (ClautEdomex), durante la pandemia varias empresas ni siquiera tenían claro si la actividad que realizan figuraba entre las esenciales, así que hubo que asesorarlas.

“Compartir mejores prácticas con la industria resultó fundamental para que las empresas tuvieran la oportunidad de identificar su actividad. Es decir, si eran o no, consideradas esenciales para la economía, y esto les permitiera reabrir sus plantas para no continuar perdiendo.

Se apoyó a las empresas para que pudieran contar con las mejores prácticas que les permitieran agilizar los procesos requeridos. Así que fuimos una herramienta importante de soporte, asesoría y capacitación para el sector automotriz”, señaló.

Por su parte, el ingeniero Rolando Alaniz, presidente del Cluster Automotriz de Guanajuato (CLAUGTO), rememoró que fue necesario destinar un espacio para ofrecer apoyo a las compañías que lo requirieran.

“Se estableció la oficina de gestoría donde a cualquier empresa que cuente con un contrato de una compañía automotriz se le puede apoyar con capital de trabajo, factoraje y arrendamiento para cumplir con sus compromisos”, expresó.

Asimismo, a las empresas más vulnerables económicamente se les tuvo que asesorar para que pudieran acceder a financiamientos, ya que nunca fluyeron apoyos del Gobierno Federal, así lo señaló el doctor Manuel Montoya, director del Cluster Automotriz de Nuevo León A.C. (CLAUT) y presidente de la Red Nacional de Clusters.

“Las plantas tuvieron que detener sus operaciones y el clúster se encargó de hacer encuestas y compartir semana a semana información entre las empresas. Hablamos con Nacional Financiera (NAFIN) para activar créditos para las PyMEs que en algunos casos fueron utilizados”, mencionó.

Durante la pandemia también se recurrió al talento y a la tecnología para vincular más a los trabajadores con las empresas e incluso en el Cluster Industrial de Aguascalientes (CLIA) se impulsó el desarrollo de una plataforma de vinculación laboral como lo describe el licenciado Ricardo Martínez, quien funge como vocero y tesorero de dicho organismo.

“Existe un comité de capacitación de Recursos Humanos o de competitividad, donde trabajan de manera coordinada tres universidades del estado en la creación de una plataforma digital. Allí cada una de las empresas del clúster difunde sus vacantes, así como el número de plazas para realizar prácticas profesionales. Además, los estudiantes pueden ver de una manera inmediata y eficiente cuáles son las prácticas duales que se están implementando. Buscamos crear una rápida vinculación con los estudiantes, quienes debido a la pandemia batallan por conseguir empleo”, indicó.

Contrarreformas y nuevas leyes
En medio de la pandemia, desde el Ejecutivo Federal se promovió la Reforma eléctrica que golpeó al sector de energía renovable con repercusión en el costo de las tarifas de electricidad para las empresas, y la desaparición de la subcontratación de personal, lo cual implica un reajuste en la situación laboral de miles de colaboradores en varias compañías ligadas a la industria automotriz.

En este sentido, en los clústeres prevalece la idea de que ambos ajustes frenan el crecimiento de la productividad.

“Acabamos de conformar un comité para analizar cómo se publican e implementan las reglas, porque todavía no lo vemos, pero sabemos que puede venir un efecto a corto y mediano plazo sino se regulan de manera correcta estas reformas”, opinó el tesorero del CLIA.

Al respecto, el director del CLAUT dejó en claro que se deben respetar los acuerdos pactados en administraciones anteriores.

“Tenemos un gobierno bastante irresponsable con lo que significa la inversión. Se toman decisiones sin considerar los compromisos que ya se tienen.

En el caso de la reforma eléctrica, gracias a Dios, todavía está detenida, porque hay grandísimas inversiones hechas en el país y no las puedes borrar del mapa como si no existieran”, enfatizó.

Por su parte, la responsable del ClautEdomex proyecta afectaciones en las finanzas de algunas empresas.

“Desde luego que habrá un impacto relacionado con los ajustes en las empresas y con los acuerdos a los que deben llegar con sus empleados. Hablando de la Participación de los Trabajadores en las Utilidades (PTU), los acuerdos entre el sindicato y las empresas tendrá una repercusión”, expresó.

En un tono más conservador, el presidente del CLAUGTO confía en que las empresas guanajuatenses lograrán palear adecuadamente los cambios en el costo de la electricidad.

“En el tema de la reforma energética estamos trabajando para que Guanajuato pueda acompañar su crecimiento con energía de calidad y a un precio competitivo”, mencionó.

Retos en puerta
Para el segundo semestre del año, los expertos en proveeduría automotriz plantean diversas estrategias para acelerar su recuperación.

“Tenemos programadas algunas actividades para impulsar la innovación y el desarrollo tecnológico enfocado a proyectos sustentables de alto impacto. A esto le denominamos emprendimiento social rumbo a la descarbonización de la industria 2030”, indicó la maestra Elisa Crespo.

Mientras tanto, en el norte del país y en la zona del Bajío se cree que la clave del despegue está en la manufactura ligada al Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Desde el año pasado nos enfocamos en la gran oportunidad que surge con el T-MEC. Forzar a las empresas a integrar mayor contenido regional nos brinda la oportunidad de incrustar más proveedores nacionales a las cadenas de suministro. Así que trabajamos muy de cerca con las transnacionales y con los proveedores nacionales para hacer encuentros de negocios donde las empresas coticen como se hace en Asia y Europa”, mencionó el doctor Manuel Montoya.

En el mismo orden de ideas, el ingeniero Rolando Alaniz tiene claro que con el T-MEC se debe trabajar en “atracción de inversión, en la reconversión de la industria al nuevo modelo de movilidad y en el desarrollo de talento”.

Mientras tanto, el licenciado Ricardo Martínez señaló que en el CLIA se apostará por establecer alianzas para potencializar a las empresas.

“Trataremos de fortalecer e impulsar a nuestros proveedores e incluso a las Micro Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyMEs). Asimismo, buscaremos conexiones a nivel nacional para realizar un intercambio comercial de manufactura e incluso para establecer una asociación con la U.S. Chamber of Commerce, con la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA) y con Alemania”, explayó.

Como en todo camino rumbo a la recuperación, existen variables que pueden frenarla y en los clústeres automotrices prevalece el planteamiento de que debido al desabasto de semiconductores a lo largo del año seguirán los paros en las líneas de producción, por lo cual una buena alternativa será buscar diversificarse y así estar preparados contra lo que pueda suceder en el futuro.

Compartir via:

Otros artículos de interés