Buscador Industrial

INVERSIONES México, mayor inversionista latinoamericano en India
México, mayor inversionista latinoamericano en India

Con un monto de 610 millones de dólares en inversión, actualmente permanecen en este país nueve compañías de capital mexicano que han logrado sortear las dificultades del mercado indio, e incluso, convertirse en importantes jugadores locales.

Desde 1995, empresas mexicanas han invertido en India, algunas con resultados exitosos, otras no tanto, sin embargo, México es hoy el país latinoamericano con mayor inversión en ese país asiático.

Esto según el informe “Latin American Investments in India: Successes and Failures”, publicado en junio pasado por Observer Research Foundation (ORF), un grupo de economistas y creadores de políticas públicas en India.

Con un monto de 610 millones de dólares en inversión, actualmente permanecen en este país nueve compañías de capital mexicano que han logrado sortear las dificultades del mercado indio, e incluso, convertirse en importantes jugadores locales.

De las 14 empresas de capital mexicano que han invertido en India desde la década de los 90, sólo nueve mantienen operaciones, mientras que las otras cinco cerraron sus oficinas o plantas de producción. Los sectores en los que participan son el automotriz, químico, alimentos y servicios.

Sin duda, uno de los casos más emblemáticos es el de Grupo Bimbo, que gracias a sus adquisiciones actualmente es ya el productor de pan más grande de la India. Es una de las empresas latinoamericanas que en plena pandemia amplió sus inversiones en ese país.

A finales de 2020 inició las negociaciones para la adquisición de Modern Foods, la primera empresa india del sector público privatizada por el gobierno en el año 2000. Esta es la segunda adquisición de Bimbo en ese país, la primera fue Haverst Gold de Ready Roti Limited en 2017.

Fue en febrero de este año cuando concretó la transacción con lo que superó a su principal competidor, Britannia Industries, como la mayor panificadora en India. Modern Foods concentraba el 40% del mercado nacional de pan al momento de la adquisición y posee siete plantas de producción y más de 80,000 puntos de venta en todo el país.

Con ello, Bimbo es ya la compañía de pan más grande del mundo alcanzando 15,000 millones de dólares en ventas anuales, 203 plantas de fabricación y casi 3 millones de puntos de venta en 33 países.

Inversiones manufactureras
Las primeras inversiones latinoamericanas en India fueron las de empresas mineras, automotrices y de servicios, de las cuales todas tenían posiciones dominantes en el mercado de sus países de origen, y en la región de América Latina. Después le siguieron las empresas de alimentos y entretenimiento que competían por el enorme mercado de consumo indio.

La mayoría de esas inversiones fueron de empresas de México y Brasil. Muchas de ellas atraídas por las diversas cadenas de valor de industrias como la automotriz, productos químicos y las industrias extractivas.

Las empresas de autopartes están atendiendo los centros de manufactura de autos de la India, ubicados en Chennai, Jamshedpur y Pune. Mientras que las empresas de ingeniería y química abastecen los corredores industriales que existen por todo el país.

Katcon de México llegó a India en 1996. Construyó una planta de producción de convertidores catalícos y sistemas de escape que a la fecha ha producido más de 2 millones de unidades. La compañía mexicana ha invertido 2 millones de dólares en una empresa conjunta con Tata AutoComp Systems.

También Metalsa desde 2010 cuenta con una planta de manufactura en Jamshedpur, donde produce al año 180,000 largueros para vehículos comerciales. La inversión que ha destinado alcanza los 44 millones de dólares.

Uno de los principales proveedores mundiales de cabezas de motor y monoblocks es la regiomontana Nemak, cuya planta en Tamil Nadu, India, comenzó a operar en 2012. Su inversión en ese país es de 20 millones de dólares.

También la fabricante de sistemas de bombeo, Ruhrpumpen, hizo su primera inversión en 2009, un año después inició operaciones en su planta en Chennai y posteriormente amplió su capacidad para ensamblar toda la gama de productos de la compañía y un laboratorio de pruebas.

Hoy su inversión en India asciende a 15 millones de dólares. El 80% de su producción se destina principalmente para exportación y el restante 20% es para el mercado local.

Otra regiomontana que decidió apostarle a India fue la petroquímica Mexichem, ahora llamada Orbia. Tiene una inversión de 14 millones de dólares, en cuatro plantas de producción: una en Hyderabad, una en Neemrana y dos en Goa.

En la industria de servicios, Softtek es una de las compañías mexicanas de TI que ha incrementado su presencia en territorio indio en las últimas dos décadas. Su llegada a la India fue en 2004 y tiene inversiones por 12 millones de dólares, incluyendo la adquisición de Systech Integrators, socio de servicios de SAP.

Otra que ha tenido un buen desempeño en su incursión en el mercado indio es Cinépolis de México, que ha invertido 388 millones de dólares, y al día de hoy opera 360 pantallas de cine, dando empleo a más de 4,300 personas en todo el país. También en la industria del entretenimiento está KidZania de México, que llegó a India con una propuesta innovadora de centros de entretenimiento para niños en Mumbai y Delhi.

Algunas lecciones
“Hasta ahora, las empresas mexicanas parecen haber tenido una experiencia más positiva que otras latinoamericanas en India. Han invertido 702 millones de dólares desde 1995 y se han desinvertido solo 92 millones de dólares”, destaca la ORF.

El informe considera que las salidas de algunas empresas latinoamericanas de la India, entre ellas, cinco mexicanas, dejan algunas lecciones. Dos grandes inversiones mexicanas, las de Tremec y Prolec, ambas con plantas de producción, salieron después de un periodo corto.

Tremec, según ORF no pudo competir con los precios locales y producía tecnología que no se adaptaba a las necesidades del mercado indio de ese entonces. Tampoco contaba con un socio de riesgo compartido ni con un cliente de largo plazo.

Prolec aún con socios como General Electric y la mexicana Xignux no pudo mantenerse. Ingresaron al país mediante la adquisición de Indotech Transformers, pero después de una década de pérdidas y resultados mixtos, vendieron su participación a una empresa local.

El informe advierte que el mercado indio no es para principiantes debido a su tamaño y la enorme competencia que hay. India debe verse como un continente, no como un país, ya que existen grandes diferencias al hacer negocios de un estado a otro. Los inversionistas deben tener un conocimiento profundo de los 36 estados y territorios indios, si quieren mejorar sus posibilidades de éxito.

Además, si buscan rentabilidad a corto o mediano plazo, este podría no ser el mercado indicado. Hay empresas extranjeras que han invertido en India y han tenido que esperar más de una década para obtener beneficios.

El informe de ORF destaca que los sectores con mayor potencial de inversión para las empresas latinoamericanas está en alimentos y bebidas. Pero hasta ahora la mayoría se han mantenido en industrias relativamente sencillas como la ingeniería y maquinaria, automóviles, productos químicos y entretenimiento.

Existen similitudes la región de América Latina e India, como países en desarrollo se pueden encontrar ciertas afinidades, ya sea la gran base de consumidores rurales, niveles relativamente más bajos de inclusión financiera, precios competitivos, sistemas tributarios complejos o una burocracia implacable, y esto pueden aprovecharlo a la hora de invertir.

“Las empresas del exitoso sector de alimentos y bebidas de América Latina también están observando el creciente mercado de consumo de la India. Además, el ritmo del crecimiento industrial de la India está destinado a expandir las cadenas de valor y generar nuevas oportunidades para los inversionistas extranjeros de todos los tamaños y apetitos, incluso de América Latina”, destaca ORF.

Compartir via:

Otros artículos de interés