MARCAJE EN ALUMINIO, RÁPIDO, LIGERO Y RESISTENTE 

El marcaje o marcado en metal es muy común en la industria, pues permite identificar rápidamente los productos, su trazabilidad e incluso dar presencia a las piezas al añadir el logotipo de la marca o diseños estéticos.

Existen dos categorías importantes de marcado: con y sin contacto. En el primer caso se puede realizar con marcadores de impacto, el cual se acciona mediante una palanca y permite controlar la profundidad del impacto, produciendo un resultado totalmente nítido. Pueden imprimir letras, número, símbolos y cualquier tipo de código. Estos pueden ser portátiles, manuales y neumáticos.

El marcador de impacto portátil es el sistema más pequeño que se puede encontrar y a simple vista tiene aspecto de lápiz, algo que facilita en gran medida las operaciones relacionadas con el marcaje; el manual está especialmente recomendado para industrias con un nivel de producción pequeño o mediano, ya que está basado en una tecnología semiautomática y su ritmo de velocidad es siempre constante; mientras que el neumático se caracteriza por sus altas prestaciones, precisión absoluta y alta velocidad de trabajo. 

En el segundo caso, el marcado láser es uno de los ejemplos más comunes y puede realizarse por enmascaramiento y por barrido. En el primero la luz láser se aplica a una superficie enmascarada, y sólo se marcan las partes que pasan a través de la máscara, en el segundo el escaneo irradia un objeto con un solo rayo láser, y el marcado se realiza en un movimiento similar a un golpe. 

Al marcar una pieza se puede conocer quién la creó, de qué lote viene, el número de serie, la fecha de su creación, cómo va avanzando en el proceso y hasta información de su estado en tiempo real.

Ahora bien, en cuanto a los materiales que se pueden marcar, el aluminio ofrece muchas ventajas, ya que combina su ligereza con la resistencia mecánica y a la corrosión, además, también puede ser un conductor excelente de temperatura y electricidad.

Otro plus de este material es que se puede reciclar en un 100% y su uso está en constante aumento en la industria, sobre todo en la aeronáutica, la construcción naval, la industria eléctrica y de electrónica, en el transporte ferroviario y en la industria automotriz, donde se utiliza para la fabricación del chasis del coche, las columnas de la dirección y los componentes de la dirección asistida, entre otras cosas.

Dado que el uso del aluminio es tan variado, sus requisitos de trazabilidad también lo son. De hecho, los requisitos de marcado son de una naturaleza muy diferente y precisan de un marcado de código de barras, matriz de datos, alfanumérico o logo.

Además, hay varias restricciones relacionadas con la naturaleza del aluminio (anodizado, aleación, etc.) que se suman a los requisitos del cliente, sobre todo en relación con el contraste o la profundidad del marcado, por ejemplo, pueden pedir un marcado que sea capaz de ser visible tras la aplicación de cualquier recubrimiento o que soporte diferentes tratamientos de superficie como, por ejemplo, el granallado.

Por ello, es importante acercarse con empresas especialistas en brindar este tipo de servicio, que puedan asesorarlo para identificar el tipo de solución que se adapta mejor a sus necesidades de producción.